Selección De Fútbol De España

España comenzó el campeonato con una victoria sobre Eslovenia por 3-1 con goles de Raúl, Valerón y Hierro, este último de penalti. En el primer choque de la primera fase, España derrotó a Rusia por 1-0 con el solitario gol de Valerón. En su siguiente partido, celebrado en El Molinón de Gijón, España dio la sorpresa al empatar a uno ante Finlandia, el gol del empate llegó en el único disparo que realizaron los nórdicos a la meta española. En el segundo partido, disputado el 17 de junio en el Allianz Riviera de Niza, España goleó 3-0 a Turquía con «doblete» de Álvaro Morata, asegurándose su clasificación para los cruces eliminatorios. España se enfrentaba de nuevo a la selección soviética, actual campeona de la competición, logrando la victoria por un 2-1 con goles de Jesús Pereda y Marcelino, mientras que para los soviéticos marcaría Galimzyan Khusainov. España, considerada favorita, perdió sorprendentemente el primer partido que disputó en Nantes ante Nigeria tras ir ganando 2-1 al inicio del segundo tiempo con goles de Hierro y Raúl. España ganó a Checoslovaquia por 2-1 y con ello Miera consiguió su primera victoria como seleccionador.

España se encontró integrada en el Grupo F para lograr la clasificación para la Eurocopa de 2020 de Europa y tuvo como rivales a las selecciones de Suecia, Noruega, Rumanía, Malta e Islas Feroe. Como ocurre con el resto de categorías inferiores —a diferencia de las selecciones absolutas—, al participar en eventos con una duración bienal, el cuerpo técnico y los jugadores coinciden con la selección precedente, cambiando únicamente su denominación. Finalmente, se contaba con unos atacantes como Martí Ventolrà, Luis Regueiro, Simón Lecue, «Chacho», Crisanto Bosch, Guillermo Gorostiza e Isidro Lángara, todo un depredador del área. El empresario y exsecretario de Hacienda, Juan Alemann, denunció en 1982 -aun en plena dictadura- que el vicealmirante Carlos Alberto Lacoste había «dilapidado dinero» y que no había presentado la liquidación final del Ente Autárquico Mundial ’78. En 1986 Juan Carlos Oblitas declaró a la prensa que sentía «vergüenza», afirmando a continuación que pensaba que «ese partido no fue normal». En ese momento, la selección española nunca había ganado a Francia en un partido de competición. La campaña francesa logró instalar en la agenda nacional las violaciones de derechos humanos en Argentina, al punto que los jugadores del seleccionado francés debieron explicar a la opinión pública las razones por las que Francia había decidido participar.

Debido a ello, camiseta españa España pasó a incorporarse a un torneo de consolación para dilucidar las medallas de plata y bronce entre el resto de los equipos participantes. La tercera y última temporada de Mourinho al frente del primer equipo, temporada 2012/13, se saldó con la Supercopa de España lograda ante el FC Barcelona. En los octavos de final —choque disputado en el Estadio Mundialista de Suwon de Corea del Sur—, los españoles consiguieron su pase a la siguiente ronda ante la selección irlandesa. Se pasó la primera fase tras derrotar a Corea del Sur y Bélgica y empatar con Uruguay, pero en octavos Yugoslavia nos eliminó tras un golazo de falta en la prórroga de Stojkovic. Además, fue nombrada en 2013, por sexta vez consecutiva, el «Mejor Equipo» del año por la FIFA. En su siguiente encuentro volvió a caer, equipacion seleccion española 2021 esta vez por 2-0. Alemania Occidental derrotó a España una destacada actuación de Rudi Völler, autor de los dos tantos.

En total, camiseta de españa 2022 España consiguió 42 goles en 8 partidos. La segunda tanda de partidos comenzó a definir el grupo. Estuvo encuadrada en el Grupo 7 de la UEFA junto a la selección austríaca, la selección israelí, la selección bosnioherzegovina y la selección liechtensteiniana. Se sitúa actualmente en la séptima plaza en la clasificación histórica de la competición y también es la séptima en el palmarés, igualada con la selección inglesa. Ocupa en la actualidad el primer puesto en el palmarés de la competición, igualada con la selección alemana, y es la tercera en la clasificación histórica. Este se jugó en París y España selló su clasificación ganando por la mínima con un gol de Ufarte. Irlanda debía vencer a Checoslovaquía en Praga, ya que a los checoslovacos les valía el empate para su clasificación. Como novedad frente a las fases finales de ediciones anteriores, que solo eran disputadas por cuatro equipos, se aumentó el número de representantes a ocho. En dicha eliminatoria, también conocida como «repesca», venció a la selección eslovaca por un global de 6-2 y logró con ello clasificarse para la fase final.